Concediendo Responsabilidad: ¿Es Una Buena Estrategia?

Por lo general, la idea de conceder la responsabilidad en una demanda por negligencia va en contra de la estrategia legal convencional. De hecho, los abogados a menudo pasan mucho tiempo tratando de contrarrestar incluso admisiones banales que se producen antes de un litigio formal que pudiera interpretarse como declaraciones de responsabilidad. Sin embargo, un caso reciente proveniente de la Corte de Segundo Distrito de Apelaciones de la Florida demuestra cómo una admisión proactiva de culpa en ocasiones puede resultar a favor del acusado.

En Swanson v. Robles , la Segunda Corte de Apelaciones de Distrito sostuvo que permitir pruebas de consumo de drogas de un acusado durante la primera fase de un juicio, mientras el acusado ya había admitido la responsabilidad de ambos daños compensatorios y punitivos, esto fue un error reversible. El caso surgió a partir de un accidente vehicular en Octubre del 2008. Un camión conducido por el acusado golpeó un vehículo propiedad de la Ciudad de Tampa a cargo de un empleado de la ciudad que estaba descargando marcadores de tráfico en la parte trasera del vehículo. El empleado de la ciudad murió inmediatamente después de la colisión, y esto condujo a una acción de muerte injusta contra el conductor, buscando tanto la indemnización compensatoria para la viuda del fallecido, como daños compensatorios y punitivos de los inmuebles. El acusado interpuso una moción para bifurcar el juicio, para que las pruebas de su uso de drogas (Xanax, metadona, y marihuana) no fueran admitidas y perjudicar el caso. A la luz de su admisión de responsabilidad, el acusado argumentó que tal evidencia ya no fue probatoria para la determinación de si era o no responsable de los daños compensatorios y punitivos o para determinar el monto de los daños y perjuicios. La evidencia no fue excluida, sin embargo el acusado interpuso un recurso, con el argumento de que permitir la evidencia estaba en un error.

El Segundo Tribunal de Apelación del Distrito estuvo de acuerdo. El Tribunal consideró que, dado que el acusado había admitido la responsabilidad tanto de los daños compensatorios como punitivos, la evidencia de su uso de drogas ya no era relevante ni para determinar la responsabilidad por cualquiera tipo de daños ni con respecto a la determinación del monto de los daños y perjuicios. Aunque los daños compensatorios incluyen el “dolor y sufrimiento”, el tribunal sostuvo que el posible conocimiento del uso de drogas no era probatorio para determinar el monto de los daños que reflejan la pérdida de compañía y protección. Además, el tribunal sostuvo que, si bien las pruebas de consumo de drogas pueden ser probatorias para la determinación del monto de los daños punitivos, la cantidad de esos daños serian manejados en la segunda fase del juicio bifurcado, y por lo tanto, la evidencia del uso de drogas, sólo sirvió para encender al jurado durante la primera etapa y dar lugar a una posible mayor evaluación de daños compensatorios.

Si el acusado no hubiera reconocido la responsabilidad, la evidencia del uso de drogas pudiera haber sido admitida para determinar si él era responsable del accidente y por lo tanto influir en la eventual decisión del jurado de los daños y perjuicios compensatorios. Al hacer la concesión, el acusado proactivamente embarga la introducción de las evidencias de pruebas de drogas, y minimiza el riesgo de una evaluación mayor de daños compensatorios. Además, los daños punitivos son típicamente formados, de conformidad con los Estatutos de la Florida 768.73(1)(a) , ya sea de tres veces los daños compensatorios o $ 500,000. Por lo tanto, minimizar los daños compensatorios pueden desempeñar un papel en la reducción de la exposición a mayores daños punitivos. Sin embargo, § 768.736 quita el límite en daños punitivos, si el jurado considera que las drogas o el alcohol deterioran al acusado. No obstante, es mejor entrar en una discusión sobre la aplicación del tope después de que los daños compensatorios hayan sido determinados, en lugar de que la evidencia de drogas juegue un papel en la determinación de los daños y perjuicios.

Swanson v. Robles demuestra que pudiera ser de interés para un acusado, ante la clara evidencia de la responsabilidad y el riesgo de introducción de otra evidencia inflamatoria, ceder y admitir la responsabilidad, con el fin de minimizar la responsabilidad monetaria global. Además, muestra lo difícil que puede ser para un demandante conseguir la recuperación completa de sus lesiones, incluso cuando una parte responsable admite libremente que él o ella es responsable. Por lo tanto, si usted está considerando presentar una demanda para su accidente vehicular del Sur de la Florida, debe recibir la orientación de un abogado con experiencia en el trato con los tramites legales y todo lo relacionado con la introducción de la prueba y su impacto en la recuperación. Los abogados de Frankl y Kominsky están dispuestos a escuchar su historia y determinar cómo buscar la mejor recuperación posible para usted. Para una consulta gratis, haga clic aquí o llame al 1-855-800-8000.