Adolescente de Palm Beach sube al Estrado en un Caso de Negligencia Médica

Diecisiete años después de que su madre involuntariamente fue administrada laxantes por profesionales de la medicina que actúan a instancias de los agentes federales, Jordan Taylor subió al estrado en una Corte del Condado de Miami-Dade, el Lunes, para argumentar las circunstancias de su propia vida, que podrían estar vinculadas a ese lamentable evento.

El 14 de febrero de 1997, la madre de Taylor fue detenida por agentes de Aduanas, porque sospechaban que ella estaba contrabandeando drogas hacia los Estados Unidos. Durante los tres días siguientes, la madre, que es ciudadana estadounidense por nacimiento, estaba en ese momento embarazada de siete meses, y atendida en el Hospital Jackson Memorial, donde los médicos profesionales que actuaban bajo la dirección de los funcionarios de Aduanas mencionadas, administraron laxantes recetados, con el fin de determinar si ella estaba efectivamente introduciendo drogas.

El laxante que le fue administrado, llamado GoLytely, no había sido recomendado para mujeres embarazadas durante 1997, y sus efectos aún no habían sido estudiados ni en mujeres embarazadas ni en las hembras animales preñadas. Según la denuncia, la madre de Taylor se quejó de dolor abdominal y sangrado vaginal, pero la presión de que ella tomara el laxante persistió. Poco después de esta estancia no deseada, en el Jackson Memorial, ella dió a luz prematuramente a Taylor.

El testimonio de Taylor cubrió muchos temas habituales para un estudiante de preparatoria, incluyendo las clases y actividades sociales, y también el argumento de las anomalías de comportamiento y de aprendizaje que pueden ser atribuibles a su nacimiento prematuro. A la luz del riesgo por lesión fetal, el fabricante de medicamentos, y la Administración de Alimentos y Medicamentos no hacen pruebas rutinarias de los efectos que los medicamentos con receta tienen en las mujeres embarazadas, por lo que hay poca o ninguna información confiable sobre los riesgos que corren las mujeres embarazadas al tomar ciertos medicamentos. Ante esta falta de información creíble, los médicos profesionales generalmente toman especial cuidado al recetar medicamentos a las mujeres embarazadas, haciendo que los hechos de este caso particular, sea un tanto desconcertante.

James Allen, el Fiscal Auxiliar del Condado de Miami-Dade que representa al Jackson Memorial Hospital en este caso, argumentó que los agentes federales que detuvieron a la madre de Taylor y ordenaron la administración de los laxantes, son responsables de cualquier daño resultante del tratamiento. Sin embargo, Barbara Heyer, la abogada de la madre de Taylor, argumenta que Jackson y su personal fueron, de cualquier manera, los responsables de su atención médica, no debiendo seguir a la ligera las órdenes de los agentes de Aduanas, que definitivamente no son profesionales de la medicina. El argumento de Allen otorgando la responsabilidad a los funcionarios de Aduanas de los Estados Unidos, toca una fibra sensible de la víctima real, la madre de Taylor, que ya había perdido una demanda previa contra el Gobierno Federal. De hecho, este no era el primer juicio que ha tenido contra Jackson Memorial y su personal médico. Dos años antes, este caso se presentó ante un jurado y terminó en un juicio nulo.

Además, incluso si la madre tiene éxito después de este segundo juicio, su recuperación definitiva, no compensará  las lesiones personales que sufrió y el costo de los esfuerzos legales realizados. De conformidad con el  Estatuto Soberano de Inmunidad ,codificada como § 768.28 de los Estatutos de la Florida, las recuperaciones contra ciertos hospitales públicos en el Estado de Florida, incluyendo el Hospital Jackson Memorial, están sujetos a límites monetarios. Con el fin de obtener la recuperación más allá de las permitidas por los límites, se debe presentar un “proyecto de ley de reclamaciones” directamente al gobierno del Estado, que hará un juicio independiente sobre si se debe permitir la recuperación adicional y determinar exactamente la cantidad adicional, si fuese el caso, a conceder.

Obtener la justicia, incluso para los daños físicos aparentemente más obvios, es un proceso a menudo complejo que puede involucrar múltiples instancias y límites en materia de responsabilidad y recuperación. Los abogados de Frankl y Kominsky están bien enterados de ​​todas las facetas de negligencia médica en el estado de Florida, y están preparados para proporcionar asistencia en caso de que usted tenga una demanda contra la negligencia de médicos profesionales en el Sur de Florida. Nuestro lema es “Nunca se conforme con menos” y nos apegamos firmemente a ese principio. Luchamos por nuestros clientes dentro y fuera de la sala del tribunal para asegurar que reciban todo lo que se merecen. Haga clic aquí , o llame al 1-855-800-8000 hoy para programar su evaluación gratuita de su caso, con un experimentado abogado.