Segundo Distrito Invierte Caso de Negligencia Vehicular

Aunque la capacidad del acusado para pagar, o satisfacer el juicio de un demandante, es siempre una preocupación primordial en los litigios, éste problema puede complicarse aún más cuando el acusado se declara en bancarrota durante la tramitación de un caso. De hecho, aunque la aseguradora de vehículos del acusado es obligada a pagar la totalidad o parte de la recuperación de un demandante, sin embargo, el fantasma de la insolvencia del acusado, y las normas legales que se aplican cuando se inician los procedimientos de quiebra, todavía puede crear confusión para los demandantes. Este tipo de confusión se resalta en la reciente decisión del Juzgado de Apelaciones de Segundo Distrito, en  Whritenour v. Thompson (Enlace PDF ).

El caso Whritenour se inició después de un accidente automovilístico en Julio del 2011. El demandante sufrió lesiones corporales como consecuencia del accidente, y de inmediato inició una acción por negligencia contra el acusado en Enero del 2012. El acusado tenía cobertura de seguro con responsabilidad por lesiones corporales con un tope de $ 300,000. La aseguradora obtuvo un abogado defensor, quien aconsejó al acusado declararse en bancarrota. Siguiendo el consejo, el acusado se declaró en quiebra en septiembre del 2012, figurando la demanda por lesiones personales del demandante en la petición de bancarrota. El tribunal de quiebras luego emitió una suspensión automática del procedimiento de negligencia. En octubre, el demandante presentó una moción de emergencia para aliviar la suspensión del procedimiento en el tribunal de quiebras.

El tribunal de quiebras accedió a la petición, y modifica la suspensión para permitir al demandante ” comenzar, juzgar, completamente […] a través de un juicio final […] las reclamaciones contra [el acusado], con el propósito de procesar al corredor de la compañía de seguros [del acusado] y no con el propósito de llevar a cabo la responsabilidad personal contra [el acusado] “. A partir de entonces, el litigio de lesiones personales continuaron, hasta que el acusado presentó una moción de sentencia sumaria, que argumentó que no tenía responsabilidad personal, que la recuperación máxima del demandante se limitó hasta $ 300,000, y que, a pesar de la ausencia de testimonio jurado en este sentido, el confidente de la quiebra no tenía intención de llevar a cabo una acción de mala fe contra el corredor, que pudiera aumentar el alcance de la obligación del asegurador. El tribunal accedió a la petición, sosteniendo que el demandante no tenía derecho a proceder a juicio y, por efecto, la determinación de los daños porque el demandante no presentó una acción de mala fe, previo a que el acusado se declarara en bancarrota. El demandante, entonces, interpuso el recurso actual.

En una decisión unánime, la Corte de Apelaciones del Segundo Distrito revocó, y sostuvo que el tribunal de primera instancia cometió un error de conceder el juicio sumario al acusado. En primer lugar, el tribunal señaló el derecho del demandante, de conformidad con la Constitución de la Florida, a tener un jurado para determinar daños. Ver art. I, § 22, Fla. Const. Después , el tribunal volvió a la afirmación del acusado de que la decisión del Tribunal Supremo de la Florida en el Camp v. St. Paul Fire & Marine Insurance Co. (enlace PDF ) obligó al resultado otorgado por el tribunal de primera instancia. En la moción de juicio sumario, el demandado argumentó que, de acuerdo con Camp, el demandante necesitó establecer una acción de mala fe antes de la descarga de bancarrota, con el fin de mantener la acción posterior al juicio sumario, ya que la responsabilidad sería topada con lo establecido en los límites de la póliza de seguro. El Segundo Distrito, sin embargo, considera esta lectura de Camp, ser demasiado expansiva y afirmó que la Suprema Corte de Florida simplemente sostuvo que la responsabilidad de una compañía de seguros de mala fe no se extingue cuando el acusado asegurado se declara en quiebra durante la tramitación de una acción de daños personales. Ver Camp, 616 So. 2d 15 (Fla. 1993).

En opinión del Segundo Distrito, la acción de mala fe no tiene que ser establecida antes de la descarga de bancarrota. En cambio, las acciones de mala fe y de negligencia, son causas distintas, y la acción de mala fe ni siquiera se acumula, hasta que el asegurado está legalmente obligado a pagar un juicio en exceso. Ver Cunningham v. Standard Guar. Ins. Co. 630 So. 2d 179, 181 (Fla. 1994) (donde se señala que el demandante debe obtener normalmente un juicio contra el asegurado en exceso de los límites de póliza, antes de hacer valer un reclamo de mala fe contra el asegurador de responsabilidad del asegurado). Cuando el acusado ha sido declarado en quiebra, el demandante debe obligar al confidente de la quiebra, presentar una acción de mala fe contra la compañía de seguros. Sin embargo, esta alternancia con el proceso no sirve como motivo para conceder el juicio sumario, sobre todo cuando, como ocurre en el caso actual, el confidente de la quiebra no hace ninguna declaración jurada de que él o ella no tiene la intención de seguir una acción de mala fé en caso de que se determine la responsabilidad más allá de los límites de la póliza de seguro. De hecho, la corte de bancarrota permitió al demandante perseguir su acción a través de un juicio final, no limitó la recuperación del demandante a límites de póliza supuestos de la aseguradora, y otorgó expresamente la instrucción para que el demandante presentara una moción de alivio, si quería proceder contra la empresa aseguradora por un veredicto excesivo. En consecuencia, el segundo distrito sostuvo que la concesión de un juicio sumario fue por error y devolvió el caso al tribunal de primera instancia para otros procedimientos.

Aunque el demandante ahora pueda tener una oportunidad de un jurado para determinar el alcance de sus daños, la recuperación del demandante se encuentra todavía en suspenso. Debido a que la quiebra ha absuelto al acusado de cualquier responsabilidad personal, la recuperación final del demandante será limitado a la obligación de la compañía de seguros a pagar. Si el demandante adquiere un juicio en exceso del límite de la póliza, entonces necesitará tener éxito en una demanda de mala fe, para obtener una indemnización más allá de los límites de la póliza de seguros.

Este caso demuestra sólo una de las diversas cuestiones que pueden surgir cuando un acusado se declara en quiebra o que no puede satisfacer el juicio de un demandante. Dado que es difícil evaluar la solvencia financiera de un litigante antes del caso, alguien que sea lesionado como resultado de una negligencia, debe considerar tomar en cuenta la ayuda de un abogado competente, antes de tomar medidas legales. Los abogados en negligencia automovilística , del Sur de la Florida, Frankl y Kominsky, tienen amplia experiencia con litigios de accidentes vehiculares, preparados para ofrecer orientación a través de las distintas etapas de un proceso. No dude en contactarnos si está interesado en una consulta gratuita de su caso.