Articles Posted in En Español

por Frankl & Kominsky abogados de lesiones

A mediados de la década de 1990, los estados de la nación comenzaron a ver un aumento en el número de accidentes en las carreteras. Muchos de estos accidentes involucraban a los que operaban vehículos de emergencia sobre el borde de la carretera, como policías, bomberos, técnicos médicos de emergencia y conductores de camiones de remolque o las gruas.

No fue hasta el 2002 que el estado de la Florida aprobó su primera versión de lo que se conoce como la ley “Move Over” o “moverse al lado”. Desde entonces, la ley ha tenido varias enmiendas y, en su forma actual, cubre los “vehículos de emergencia” y los “vehículos de auxilio”. Específicamente, la ley exige que todos los conductores que viajan en la misma dirección de un vehículo de emergencia deben “abandonar el carril más cercano al vehículo de emergencia”, siempre que la carretera tenga dos o más carriles. Si un vehículo de emergencia o un camión de auxilio se detiene en una carretera de un solo carril, los conductores deben reducir la velocidad a 20 millas por hora por debajo del límite de velocidad establecido o, si el límite de velocidad es de 25 millas por hora o menos, a una velocidad de cinco millas por hora.

por Frankl & Kominsky abogados de lesiones personales

En un caso reciente de una muerte causada por negligencia en la Florida, la Corte Suprema de la Florida revocó una decisión de la corte de apelación que creo un límite en la cantidad de daños que una persona podría obtener a través de una demanda por muerte por negligencia.

Los hechos del caso

por Frankl & Kominsky abogados de lesiones personales

En una opinión reciente, la corte de apelaciones estatal discutió los requisitos de una notificación en una demanda por negligencia médica en la Florida. El caso presentó una situación en la que un demandante hizo una demanda contra su proveedor de atención médica por un reclamo que no era basado en una teoría de negligencia médica. Por lo tanto, el demandante no tomó las medidas adicionales para cumplir con los requisitos de notificación del estado en los casos de negligencia médica.

La corte tuvo que decidir si el caso debería ser despedido debido a que el demandante no cumplió con los requisitos de notificación. En la última instancia, el tribunal llegó a la conclusión de que el demandante no tenía que cumplir con los requisitos adicionales porque la demanda del demandante estaba sujeta a una teoría tradicional de negligencia y no se consideraba como un caso de negligencia médica.

Algunas personas intentan de salirse con la suya mintiendo u ocultando información que es relevante a un reclamo legal. Sin embargo, las consecuencias de no dar un testimonio honesto y completo pueden ser terribles. En un caso reciente ante la corte de apelaciones de la Florida, el tribunal despidió una demanda de lesiones personales después de que el demandante ocultó un historia de lesiones en su espalda.

En ese caso, el demandante estaba viajando en un carro que le pertenecía a su novia, cuando fueron chocados por un camión que huyó de la escena después del accidente. El demandante alegó que la novia fue negligente y que, como resultado, sufrió lesiones permanentes en el cuello y la espalda.

Las entidades del caso se involucraron en el proceso de descubrimiento y el demandante admitió que se había lesionado la parte inferior de su espalda unos 30 años antes, pero declaró que se había curado y que no había tenido ningún problema desde entonces. Sin embargo, una revisión de los registros médicos del demandante mostró que él se había lastimado la espalda varios meses antes del incidente cuando se deslizó sobre una escalón. Sus registros también revelaron que él informó haber tenido una historia “crónica” de episodios similares, debido a una hernia de disco. Además, cuando él fue a la sala de emergencias después del accidente, él informó que su dolor de espalda había comenzado “hace mucho tiempo”.

Las reclamaciones por negligencia médica en la Florida se tratan de manera diferente a las reclamaciones por negligencia general. Por ejemplo, en la Florida, los demandantes en casos de negligencia médica deben seguir ciertos procedimientos antes de presentar una demanda. Otra diferencia es que el estatuto de limitaciones para hacer reclamaciones por negligencia médica es de dos años, en comparación con los cuatro años de las reclamaciones por negligencia general. Si un reclamo cae bajo la definición de “negligencia médica” no siempre está claro, como lo ilustra un caso reciente de la Corte Suprema de la Florida.

Negligencia médica en la Florida

En la Florida, la negligencia médica se define en el Estatuto de la Florida § 766.106(1)(a) como una “reclamación, derivada de la prestación o la falta de prestación de atención o servicios médicos”. Las cortes de la Florida han decidido que para que un caso se considere como negligencia médica, el acto negligente tuvo que “surgir de una diagnosis, tratamiento o cuidado médico” y este diagnóstico, tratamiento o atención médica debía ser “dada por un proveedor de atención médica”.

por Frankl & Kominsky abogados de lesiones personales

Todos los reclamos de lesiones personales en la Florida tienen ciertos elementos que deben ser cumplidos antes de que un jurado le pueda otorgar una indemnización al demandante por las lesiones que haya sufrido. En general, todas las demandas presentadas bajo el argumento de “negligencia” deben establecer que el acusado violó un deber de cuidado que se le debía al demandante, y que esta violación de ese deber por parte el defendiente resultó en las lesiones del demandante.

Específicamente en los casos de responsabilidad civil de propiedades en la Florida, un demandante debe establecer lo siguiente:

por Frankl & Kominsky abogados de lesiones personales

En una decisión tan esperada, Chirillo v. Granicz, la Corte Suprema de la Florida proveyó la claridad necesaria sobre la responsabilidad que puede extenderse a un psicoterapeuta por el suicidio de su paciente. La decisión resuelve el conflicto que dos de los Tribunales de Apelaciones de la Florida tenían y brinda orientación a los litigantes que se preguntan si la conducta de un psicoterapeuta es sujeta a una demanda.

Granicz fue una demanda por el viudo de un paciente que había recibido tratamiento de salud mental de un médico de atención primaria durante aproximadamente tres años antes de su suicidio. El médico comenzó a dar tratamiento al paciente en el 2005 y, en Septiembre de ese año, cambió el medicamento antidepresivo del paciente de Prozac a Effexor. En octubre de 2008, la paciente se comunicó con el consultorio del médico y le dijo a un asistente del médico que había dejado de tomar Effexor porque creía que estaba causando varios efectos secundarios, como dificultad para dormir y problemas digestivos. Después de leer las notas sobre esta conversación tomada por el asistente médico, el médico llamó al paciente, le dijo que estaba cambiando su receta a Lexapro y la remitió a un gastroenterólogo. El médico le dijo al demandante que podía obtener muestras de Lexapro en la oficina, pero él no programó una cita para reunirse directamente con el demandante. Algunos días después, el paciente fue a la oficina para obtener las muestras.

por Frankl & Kominsky Abogados de Lesiones Personales

En un esfuerzo por evitar posibles demandas, muchas empresas aplican procedimientos para garantizar la seguridad del cliente. A pesar de la ubicuidad de tales procedimientos de seguridad, los empleados no siempre siguen las reglas, y esto desafortunadamente le causa lesiones a sus clientes. Cuando el incumplimiento de los protocolos de seguridad autoimpuestos causa una lesión, muchas personas cuestionan naturalmente si el incumplimiento de estos procedimientos equivale a negligencia. Sin embargo, como se discutió recientemente en el Tribunal de Apelaciones del Segundo Distrito de Florida en Wal-Mart Stores, Inc. v. Wittke, el incumplimiento de las prácticas internas no necesariamente establece negligencia.

Wittke es basado en un accidente de resbalón y caída en diciembre del 2009 en un Wal-Mart en Bradenton, Florida. El demandante en esta acción estaba entrando al Wal-Mart en un día lluvioso cuando ella se cayó y sufrió lesiones. Las imágenes de vigilancia mostraron que había dos ventiladores grandes y un cono de advertencia amarillo en el área donde ocurrió la caída. Aunque se tomaron estas medidas, el demandante afirmó que los empleados de Wal-Mart no siguieron ciertos protocolos corporativos relacionados con los pisos mojados y, por eso, fueron negligentes. El caso finalmente procedió a juicio, después de lo cual el jurado emitió un veredicto a favor de Wal-Mart. El demandante solicitó un nuevo juicio, y el juez de la corte de juicio concedió esta moción. En esta orden de otorgar un nuevo juicio, el juez señaló que “la evidencia. . . demostró claramente que las lesiones [del demandante] fueron el resultado de la falla de [Wal-Mart] de seguir sus propias pólizas y procedimientos de seguridad”. Wal-Mart apeló la orden de otorgar un nuevo juicio, y el Tribunal de Apelaciones del Segundo Distrito acordó que el juicio no estaba justificado y revocó la orden del tribunal de primera instancia.

por Frankl & Kominsky Abogados de Lesiones

Florida es uno de los muchos estados que aplica la “regla de impacto” en litigios civiles. Generalmente, la regla de impacto establece que “un demandante puede recuperar daños y perjuicios por angustia emocional causada por la negligencia del otro” solo si “la angustia emocional sufrida. . . flujo de lesiones físicas que el demandante sufrió en un impacto”. Fla. Dep’t de Corrs. v. Abril, 969 So. 2d 201, 206 (Fla. 2007). Aunque hay muchas excepciones a la aplicación de la regla de impacto, esta limitación en la recuperación de daños emocionales causa un gran disgusto entre muchos litigantes en los tribunales de la Florida. Por ejemplo, en una decisión reciente, G4S Secure Solutions USA, Inc. v. Golzar, la Corte de Apelaciones del Tercer Distrito ejecutó la recuperación de daños emocionales en un caso que involucraba a un empleado “Peeping Tom” como guardia de seguridad en una comunidad residencial del sur de la Florida.

El demandado en esta acción, G4S Secure Solutions USA, Inc. (“Wackenhut”), proporciona servicios de seguridad privada en todo Estados Unidos. Alrededor de noviembre del 2008, Wackenhut contrató al oficial de seguridad que actuó en el incidente de asomarse que esta al corazón de este caso. En el momento de la contratación del agente de seguridad, Wackenhut realizó una investigación de los antecedentes del agente de seguridad y descubrió una condena por conducta desordenada en California en el 2004. Aunque el agente de seguridad no había revelado el incidente en su solicitud, Wackenhut decidió no investigar el incidente. Más tarde se reveló que la conducta específica por la cual el agente de seguridad fue condenado bajo el estatuto de conducta desordenada de California estaba rodeando y asomándose en las ventanas de un edificio habitado.

Según la ley de Florida, en casos de una colisión trasera se presume que el conductor del vehículo trasero fue negligente. Aunque esta presunción puede ser una herramienta útil para los litigantes, la presunción no es absoluta, y quienes buscan recurrir a esta presunción deben ser capaces de demostrar que no existía otra posible causa de negligencia de su parte que contribuyó a la colisión. Las preguntas sobre la aplicación de esta presunción de colisión trasera fueron el núcleo de una decisión reciente del Tribunal de Apelación del Cuarto Distrito, Padilla v. Schwartz, que involucra una colisión trasera en la Florida Turnpike.

Como se mencionó anteriormente, el accidente en cuestión ocurrió en un tramo de la autopista Florida Turnpike donde se estaba llevando a cabo una construcción. El demandante conducía en la autopista cuando golpeó la parte trasera de un vehículo operado por el acusado. En su deposición, el demandante testificó que conducía dentro del límite de velocidad y que no observó ningún vehículo cerca de él hasta inmediatamente antes de la colisión. El demandante testificó además que poco antes del accidente vio el vehículo del acusado, que afirmó que apareció de repente ante él, y que aunque aplicó los frenos, no fue suficiente para evitar golpear la parte trasera del vehículo del acusado. Después del accidente, el demandante presentó una demanda por negligencia contra el demandado. Al concluir el proceso de descubrimiento, el demandado solicitó un juicio sumario, afirmando que tenía derecho a la presunción de colisión y que el demandante no había dado pruebas para refutar la presunción de que su negligencia, en lugar de la del demandado, causó el accidente. El tribunal de primera instancia otorgó la moción de juicio sumario, y el demandante apeló.

La ley de la Florida establece que “existe una presunción refutable de negligencia que se adhiere al conductor trasero en un caso de colisión trasera de un vehículo de motor”. Birge v. Charron, 107 So. 3d 350, 353 (Fla. 2012). La ley establece esta presunción porque aquellos que han sido golpeados por detrás no saben qué causó que el conductor del asiento trasero golpee su vehículo. Jefferies v. Amery Leasing, Inc., 698 So. 2d 368, 370-71 (Fla. 5th DCA 1997) (explicando que “[un] demandante normalmente soporta la carga de la prueba de todos los … elementos de negligencia” pero que “la obtención de pruebas de … incumplimiento y causalidad [] es difícil “en casos de colisión trasera porque aunque el” conductor que ha sido chocado por detrás sabe que el [otro] conductor lo chocó por detrás”, él o ella “generalmente no sabe por qué”). Sin embargo, esta presunción puede refutarse si el conductor de la parte trasera presenta evidencia que establezca que la negligencia del conductor principal contribuyó al accidente. Birge, 107 Entonces 3d en 361 (explicando que si “se produce evidencia de la cual un jurado podría concluir que el conductor del frente … fue negligente [o] comparativamente culpable …”, la presunción es refutada y las cuestiones de hecho controvertido con respecto a la negligencia y la causalidad … debe ser presentado al jurado”).