Articles Posted in En Español

Teniendo en cuenta las diferentes normas sustantivas y de procedimiento que se aplican en los casos de negligencia médica, distinguir una negligencia médica contra una negligencia ordinaria, es un tema fundamental en los casos en que posiblemente involucren negligencia médica. De hecho, muchos abogados son conscientes de los estándares mucho más arduos que se aplican a la negligencia médica,  que a menudo van a tratar de describir los propósito de los hechos y teorías jurídicas subyacentes de un caso, con el fin de evitar que se coloquen en el ámbito de la responsabilidad por negligencia médica.  Aunque un escrito ingenioso puede en ocasiones tener éxito, los tribunales definen la negligencia médica en términos generales y, como consecuencia, obstaculizan los intentos creativos de muchos abogados para evitar estas reglas aumentadas de responsabilidad. Por ejemplo, el alcance de la negligencia médica fue un problema en una decisión reciente de la Corte de Apelaciones del Primer Distrito de Florida, Shands Teaching Hosp. and Clinics, Inc. v. Estate Of Lawson, que se consideró si un presunto acto de negligencia por los servicios prestados en una unidad psiquiátrica, se calificara como “negligencia médica”.

Lawson tuvo un trágico accidente en Enero del 2013. El demandante en este caso es el sucesor de una mujer que, dos meses antes de la fecha del accidente, había sido admitida en un centro psiquiátrico, por un trastorno. A pesar de que estaba encerrada en una sala psiquiátrica, la mujer fue capaz de tomar las llaves e identificación de un empleado, para fugarse de la instalación. La mujer fue a una carretera cercana, donde fue golpeada por un camión y murió. Su sucesor presentó una demanda en contra de la instalación, con el argumento de que la acción del acusado equivalía a una “negligencia ordinaria.” La instalación pidió que se desestimara, alegando que la queja sonó como “negligencia médica”, y por lo tanto el demandante necesitaría cumplir con las disposiciones de la Sección 766.106 (1) (a) de los Estatutos de la Florida. Dado que el demandante no cumplió con los requisitos obligatorios de una pre-demanda de la Sección 766.106 (1) (a), la instalación argumentó que la queja debería ser desestimada. Continue reading

Los Cruceros están diseñados para ser memorables y divertidos. Sin embargo, una fiesta en el mar no está libre de riesgos. En efecto, los hechos de una decisión reciente de la Corte de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Sur de Florida, Pettit v. Carnival Corp. , muestran que los viajes por mar no están libres de contratiempos.

El accidente que se trata en Pettit se produjo el 24 de Septiembre del 2013. El demandante en este caso era un pasajero del crucero Carnival Breeze. Mientras se encontraba en el mar, el demandante resbaló y cayó, ocasionando varias lesiones físicas. A su regreso a tierra, el demandante presentó una demanda contra Carnival en una corte del estado de Florida en Miami-Dade. Sin embargo, los términos contractuales en el boleto del demandante, en particular la cláusula de elección de foro , requiere que se presente una demanda en la Corte de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Sur de Florida. Dos meses después, el demandante finalmente presentó la demanda ante   Carnival.  Carnival entonces pidió que se desestimara la demanda, basada en el foro incorrecto. Al darse cuenta del error, a continuación, el demandante presentó la demanda en un tribunal federal. Esto, sin embargo, no resolvió el problema del demandante. El contrato en el boleto también incluyó una prestación de  estatuto de limitaciones, que permite a los pasajeros sólo un año para presentar demandas por lesiones personales. El demandante había presentado su demanda en corte del estado, sólo 12 días antes del vencimiento del plazo contractual de limitaciones, y en el momento que el demandante presentó su demanda en un tribunal federal, había ya transcurrido mucho tiempo después del estatuto de limitaciones. Carnival se trasladó para un juicio sumario, afirmando que la demanda del demandante había vencido. El demandante se opuso, argumentando que la ley de prescripción debe ser equitativa. Por desgracia para el demandante, el tribunal llegó a la conclusión de manera contraria. Continue reading

Resulta a menudo difícil para un conductor que golpea la parte trasera de otro vehículo, evitar algún tipo de responsabilidad. De hecho, aunque muchos otros tipos de accidentes automovilísticos pueden ocasionar un auténtico debate sobre culpabilidad entre las partes, o determinar si un conductor particular es negligente, los  accidentes que incluyan un auto que golpea la parte trasera de otro, casi invariablemente conducen a la responsabilidad por el conductor que golpea al otro en la parte de atrás. De hecho, el Tribunal de Apelaciones del Quinto de Distrito de Florida revocó recientemente, parte de un veredicto que, a su juicio, inadecuadamente establece culpabilidad al conductor de un vehículo estacionado que fue chocado en la parte trasera por otro vehículo.

Como se señaló anteriormente, este caso, Bodiford v. Rollins , surgió de un golpe trasero. El demandante estaba esperando para hacer un giro a la izquierda en una intersección, cuando el coche del demandado chocó contra la parte trasera de su vehículo. El demandante sufrió lesiones graves como consecuencia, y presentó una demanda contra el conductor del otro vehículo. El caso procedió a un juicio, después de lo cual, el jurado le otorgó al demandante más de un millón de dólares en daños. Sin embargo, el jurado también encontró que el demandante fuera el 13% culpable, y el tribunal redujo la indemnización por daños en el mencionado porcentaje. Los acusados apelaron, afirmando varios argumentos en contra de la sentencia de juicio. Además, apeló el demandante, afirmando que el jurado cometió un error en adjudicarle cualquier culpa a él, y que el tribunal de primera instancia, por lo tanto, debería haber accedido a su solicitud de sentencia, a pesar del veredicto. Continue reading

A la luz de la gran población de adultos mayores de la Florida, no es raro que la legislatura de Florida ha pasado en concreto la ley que proporciona derechos específicos a los que residen en asilos de ancianos. Ver §§ 400.022-.023, Fla. Stat. (2010). Sin embargo, entre los muchos derechos comprendidos en estas disposiciones, no es uno asegurando que estos derechos deben ser juzgados en un tribunal. De hecho, estas reclamaciones, como muchas otras, pueden ser objeto de un obligado  arbitraje  cuando una parte involuntaria firme sus derechos para una adjudicación formal. Teniendo en cuenta que el arbitraje puede plantear el riesgo de adjudicación injusta o inadecuada de los derechos, el cumplimiento de estas disposiciones es a menudo un tema de litigio. Por ejemplo, el Juzgado de Apelaciones del Segundo Distrito emitió recientemente su decisión en Greenbrook NH, LLC v. Estate of Sayre , que  consideró si un acuerdo de arbitraje celebrado por la hija de un residente de un asilo de ancianos, era ejecutable.

Sayre surgió de un presunto acto de negligencia en un asilo de ancianos en San Petersburgo, Florida. El demandante en este caso es la hija de un residente de un asilo de ancianos fallecido, presentando esta acción como representante de los bienes del difunto. El fallecido residió en el asilo durante la mayor parte del año 2011. Después de la muerte, el demandante presentó una demanda contra el asilo de ancianos, tanto por negligencia como por la  violación de los derechos de residencia del difunto residente del asilo, de acuerdo con §§ 400,022-0,023 de los Estatutos de la Florida. En el momento que la hija puso a su madre en el asilo de ancianos, ella firmó un acuerdo de arbitraje como representante legal autorizada de su madre. A la luz de este acuerdo de arbitraje, el asilo de ancianos pidió que se desestimara, y recurrir al arbitraje. El tribunal de primera instancia denegó la moción, considerando que el acuerdo era inválido e inaplicable debido a que las porciones de la copia del acuerdo de arbitraje que le ofrecía a la corte, estaban oscurecidos. El asilo de ancianos interpuso el recurso actual, argumentando que a pesar del error de fotocopiado, la constatación fáctica del tribunal de primera instancia, estaba en un error, porque los demás términos del acuerdo eran suficientemente claros y definidos para ejecutar el  acuerdo. Continue reading

A pesar de que la ley se refiere fundamentalmente a la justicia, la justicia a menudo requiere que una parte adopte las medidas oportunas para reparar su daño. De hecho, los casos de negligencia están sujetos a diversas leyes de limitación, y muchos posibles litigantes han ido a la corte sólo para encontrar que sus reclamaciones, independientemente de sus méritos, se han perdido a causa del paso del tiempo. Aunque muchos casos de estatutos de limitaciones se refieren únicamente a la falta de un demandante para tomar las medidas oportunas, una decisión reciente de la Corte de Apelaciones del Primer Distrito, Russ v. Williams , ha envuelto una situación interesante de una “travesura” de un acusado, que ayudó a asegurar que las alegaciones del demandante se harían extemporáneas.

Aunque en última instancia, no se alcanzaron los méritos de las demandas de Russ, el caso surgió a partir de un accidente de auto, el 15 de Mayo del 2009. El demandante alegó que la negligencia del demandado provoca un accidente y presentó la demanda de este caso en Noviembre de 2012. El denuncia fue notificada al demandado el 1 de Marzo de 2013. El 23 de Mayo de 2013, una semana después de que hubiera transcurrido el plazo de prescripción, el acusado se trasladó para un juicio sumario, argumentando que su esposa era en realidad la que conducía el vehículo en el momento del accidente, y era la única propietaria del vehículo. El demandante propuso enmendar la queja, con el fin de añadir la esposa del acusado como parte involucrada. El demandado se opuso a la moción, argumentando que la esposa del acusado era una parte totalmente nueva, y que cualquier reclamación contra su esposa habían prescrito debido a que el plazo de prescripción había pasado. El tribunal accedió a la petición del demandante de modificar la reclamación, pero se reservó el fallo de cualquier cuestión del estatuto de limitaciones. Se desestimaron las demandas contra el demandado inicial. Continue reading

Muchas de las acciones de negligencia médica se caracterizan por la asimetría de la información. En efecto, aunque una persona puede estar consciente de que ha sido  lesionado,  puede que no estén conscientes de la fuente de esta lesión y, por otra parte, si la conducta que da lugar a la lesión, era en realidad negligente. Dado el desequilibrio en la información que existe a menudo, los datos son de particular importancia en muchos casos de negligencia médica. De hecho, desde 2004 la Constitución de la Florida ha contenido una disposición que garantice a los ciudadanos, el derecho a acceder a la información particular en los casos de negligencia médica. La amplitud de esta disposición, Fla. Const. Articulo X, sección 25 , se abordó recientemente en una decisión de la Corte de Apelación del Segundo Distrito, Bartow HMA, LLC v. Edwards .

Edwards surgió de un presunto acto de negligencia médica durante una cirugía de extirpación de la vesícula que dio lugar a la ruptura de conducto biliar del demandante.  Después de esta cirugía, el demandante presentó una demanda contra el hospital donde se realizó la cirugía y al médico que realizó el procedimiento. Durante el descubrimiento, el demandante presentó al hospital una petición de todos los documentos creados dentro de los cinco años anteriores al procedimiento, que se relacionan con los tratamientos del médico a cualquier paciente, y de todos los documentos relacionados con la opinión del hospital, de la atención y el tratamiento del demandante. El hospital no cumple la solicitud, en su totalidad, con el argumento de que algunos documentos fueron objeto de privilegio de confidencialidad, y por lo tanto, más allá de los límites de la detección. Entre los documentos que el hospital se negó a producir fueron los relacionados con una revisión del incidente médico adverso en cuestión, que fue solicitado por el abogado del hospital. El demandante interpone diversos movimientos que buscan la divulgación de los documentos, y el tribunal finalmente entró en una orden que requiere al hospital producir todos los documentos relacionados con la revisión del incidente médico adverso. El hospital luego trajo esta apelación interlocutoria. Continue reading

Puede una línea aérea estar sujeta a la responsabilidad por negligencia de denegar el abordaje a un cliente? Aunque no responde plenamente a esta pregunta, una decisión reciente de la Corte de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Sur de Florida, Pipino v. Delta Air Lines, Inc. , asegura que vamos a obtener una mayor discusión del tema.

El demandante en este caso era un pasajero con boleto para un vuelo de Nueva York a Tampa, con Delta Airlines, la parte demandada en este caso. El demandante alega que un agente de la aerolínea le negó el privilegio de embarque porque el agente creía que estaba intoxicado. El demandante, sin embargo, alega que estaba sufriendo de un ataque de pánico y que la negativa de la línea aérea para dejarlo abordar el avión, y la imposibilidad de obtener la atención médica, causó hacerle daño tanto emocional como psicológico.  Después de este incidente, el demandante presentó una demanda contra Delta para corregir estas lesiones. La aerolínea pidió que se desestimara el argumento de que el lugar en el Distrito Sur de Florida era inadecuado, y que las pretensiones del demandante fueron suplantadas bajo la ley federal. El tribunal de distrito, sin embargo, encontró ambos argumentos inútiles y denegó la petición de la línea aérea para descartar. Continue reading

Se entiende que el ejercer acciones legales expondrá su vida personal a un cierto grado de escrutinio externo. De hecho, los registros judiciales están, excepto en circunstancias limitadas, a disposición del público. Aunque los expedientes en la mayoría de los casos no son particularmente intrigante para terceros, muchos litigantes están legítimamente preocupados por los hechos que permitieron formar parte de un registro público. Esta dinámica estaba en el centro de una decisión reciente de la Corte del Segundo Distrito de la Florida, Muller v. Wal-Mart Stores, Inc. , que requirió a  la Corte de Apelación del Segundo Distrito determinar si los registros militares de un demandante fueron detectables en su caso de lesiones personales.

El caso Muller comenzó con un accidente en 2012. El demandante fue golpeado por un camión propiedad de Wal-Mart que estaba siendo conducido por un empleado en un centro de distribución de la empresa. Como resultado del accidente, el demandante sufrió varias lesiones y presentó una demanda contra Wal-Mart por varias formas de lesiones corporales, incluyendo, entre otras cosas, el agravamiento de condiciones preexistentes. Durante el curso del descubrimiento, los acusados se enteraron de que el demandante había servido previamente en el ejército durante más de una década. El demandante declaró que tenía tres lesiones relacionadas con el servicio militar, pero afirmó que no buscaba una compensación por el agravamiento de cualquiera de sus lesiones relacionadas con el servicio militar. Posteriormente, los acusados sirvieron una petición de descubrimiento adicional, en la búsqueda de los registros militares del demandante. El demandante se opuso, argumentando que la petición era irrelevante y violó su derecho a la privacidad bajo la Constitución de la Florida. Los acusados hicieron movimiento para obligar el descubrimiento, y el tribunal accedió a la petición en su totalidad. A partir de entonces, el demandante interpone la apelación actual, buscando la revisión inmediata de la decisión del tribunal de primera instancia. Continue reading

El año pasado, publicamos un artículo sobre la decisión del Supremo Tribunal de la Florida en  Estate of McCall v. United States , 134 So. 3d 894 (Fla. 2014), que sostuvo que los límites en los daños de casos de muerte injusta por negligencia médica, eran inconstitucionales, de acuerdo a  la cláusula de protección equitativa de la Constitución de Florida. En un caso reciente, North Broward Hospital District v. Kalitan , el Juzgado de Apelación del Cuarto Distrito, que abarca los Condados tanto Palm Beach como Broward, dirigió una pregunta que se mantuvo en la estela de McCall: si el razonamiento en el caso McCall se aplica con igual fuerza a los límites de daños no-económicos para los casos de negligencia médica de lesiones personales. En una decisión con un impacto de largo alcance, el Juzgado de Apelación del Cuarto Distrito, llegó a la conclusión que así es, y sostuvo, que los límites de daños no económicos  en los casos de negligencia médica de lesiones personales, también son inconstitucionales.

Los hechos dieron lugar al litigio Kalitan ocurrido en 2007. Ese año, la demandante en esta acción fue a North Broward Hospital District para una cirugía ambulatoria para tratar un síndrome llamado “túnel carpiano” en su muñeca. Los procedimientos requirieron a la demandante  ser puesta bajo anestesia general. Durante la intubación, que se requiere para la administración de la anestesia, el esófago de la demandante fue perforado. Antes de este incidente, la demandante nunca había tenido dolor corporal más allá de los síntomas asociados con el túnel carpiano. Después de despertar del procedimiento, la demandante se quejó de un fuerte dolor en el pecho y la espalda. El anestesiólogo fue notificado. Sin darse cuenta de la perforación, el anestesiólogo ordenó que a la demandante se le administrara un medicamento para el dolor de pecho. La demandante fue posteriormente dada de alta, y un amigo la llevó a casa. Al día siguiente, el amigo fue a ver cómo seguía la demandante, y la encontró inconsciente. El amigo llevó la demandante a la sala de emergencias, donde se descubrió la perforación. La demandante fue trasladada inmediatamente a una cirugía de emergencia. La demandante se encontraba en estado de coma inducido por drogas durante varias semanas, a partir de entonces, y tuvo que someterse a varias cirugías y más fisioterapia intensiva. Sigue sufriendo el dolor físico persistente y trastornos mentales derivados del trauma que ocurrió. Continue reading

Los visitantes a un festival del Renacimiento, esperan ver cruzadas y combates con espada, pero por lo general no esperan ser el que trata con una lesión inadvertida, al final de las festividades. Sin embargo, las lesiones pueden ocurrir en los lugares más inesperados, incluyendo como se describe en una reciente decisión del Juzgado de Apelaciones de Segundo Distrito, un estacionamiento afuera de un festival Renacentista. En esa decisión, Cook v. Bay Area Renaissance Festival of Largo, Inc. el Segundo Distrito necesitó determinar si un tribunal de primera instancia cometió un error en la concesión de un juicio sumario de un caso llamado de tropiezo y caída.

Como se señaló anteriormente, el demandante en este caso, resultó herido mientras navegaba en el estacionamiento de un festival local de Renacimiento. Voluntarios del festival habían dirigido al demandante para estacionarse en un estacionamiento inundado. Había una pasarela sin pavimentar en un espacio de tierra, propiedad municipal, entre el estacionamiento y el recinto donde se celebraba el festival. Tras el festival, el demandante estaba regresando a su auto cuando tropezó con una tubería expuesta que estaba en la parcela de terreno municipal. No había nada que obstruyera la vista del demandante para observar la tubería. De hecho, la pareja del demandante, y otros asistentes al festival, intentaron advertir al demandante de la tubería antes del tropiezo. Un voluntario del festival retiró la tubería poco después de la caída. El demandante presentó una demanda de responsabilidad de instalaciones, con el argumento de que el festival fue negligente en el mantenimiento de la propiedad. El festival se trasladó a un juicio sumario por la demanda contra ellos, argumentando que no había pruebas de que tenían el control sobre el espacio en el que se produjo la lesión. Hubo pruebas contradictorias, sin embargo, con respecto a si los voluntarios del festival le habían dirigido para utilizar la pasarela. El tribunal accedió a la petición del festival para el juicio sumario, y el demandante apeló. Continue reading