La corte de la Florida aclara que el incumplimiento de los procedimientos de seguridad intérnales no son equivalentes a la negligencia

En un esfuerzo por evitar litigios potenciales, muchas empresas crean procedimientos para garantizar la seguridad del cliente. A pesar de la ubicuidad de tales procedimientos de seguridad, los empleados no siempre siguen las reglas, lo que desafortunadamente termina en lesiones a los clientes. Cuando el incumplimiento de los protocolos de seguridad autoimpuestos causa una lesión, muchas personas naturalmente se preguntan si el incumplimiento de estos procedimientos equivale a la negligencia. Sin embargo, como el Tribunal de Apelaciones del Segundo Distrito de la Florida discutió recientemente en Wal-Mart Stores, Inc. v. Wittke, el incumplimiento de las prácticas internas no necesariamente establece negligencia.

Wittke gira en torno a un accidente de resbalón y caída en diciembre de 2009 en un Wal-Mart en Bradenton, Florida. El demandante en esta acción ingreso el Wal-Mart en un día lluvioso cuando cayó y sufrió heridas. El video de vigilancia mostró que había dos ventiladores grandes y un cono de advertencia amarillo en el área donde ocurrió la caída. Aunque se tomaron estas medidas, el demandante afirmó que los empleados de Wal-Mart no siguieron ciertos protocolos corporativos relacionados con los pisos mojados y que por eso fueron negligentes. Finalmente, el caso pasó a un juicio, lo cual un jurado emitió un veredicto a favor de Wal-Mart. El demandante pidió un nuevo juicio, y el juez del tribunal de primera instancia lo otorgó. En la orden concediendo un nuevo juicio, el juez notó que “la evidencia. . . demostró claramente que las lesiones [del demandante] fueron el resultado del incumplimiento de [Wal-Mart] de sus propias pólizas y procedimientos de seguridad”. Wal-Mart apeló la orden de conceder un nuevo juicio y el Tribunal de Apelaciones del Segundo Distrito acordó que un nuevo juicio no estaba justificado e invirtió la decisión del tribunal de primera instancia.

En primer lugar, el Tribunal de Apelaciones señaló que la orden del tribunal de primera instancia se basó en una conclusión legal errónea. Bajo la ley de Florida, la “regla interna de una compañía no arregla en sí misma el estándar legal de cuidado en una acción de negligencia“, Mayo v. Publix Super Mkts., Inc., 686 So. 2d 801, 802 (Fla. 4th DCA 1997). De hecho, aunque “una póliza o manual puede ser instructivo para determinar si el presunto culpable actuó de forma negligente. . . [la póliza] no establece en sí misma tal obligación legal frente a los miembros individuales del público”. Pollock v. Fla. Dep. of Highway Patrol, 882 So. 2d 928, 937 (Fla. 2004). En consecuencia, el tribunal de primera instancia erró al considerar que el incumplimiento de los procedimientos por parte de los empleados equivalía a negligencia. Además, el Segundo Distrito señaló que aunque los procedimientos internos pueden ser admisibles para demostrar que hubo negligencia, “la evidencia de que la regla fue violada no es evidencia de negligencia a menos y hasta que el jurado lo descubra. . . que la regla interna representa el estándar de cuidado [aplicable]”. Steinberg v. Lomenick, 531 So. 2d 199, 201 (Fla. 3d DCA 1988). En este caso, el tribunal de apelaciones notó que la demandante no cumplió con su obligación de establecer que los procedimientos de seguridad que ella ofreció para apoyar su descubrimiento de negligencia, que consistían en pólizas y procedimientos de un Walmart de Illinois, eran relevantes para establecer el estándar de cuidado aplicable a este Wal-Mart.

Dado que la orden que otorgaba un nuevo juicio descansaba en un error de ley, “la investigación luego vino [si] el tribunal de primera instancia habría concedido un nuevo juicio, pero por el error de ley”. Van v. Schmidt, 122 So. 3d 243, 246 (Fla. 2013). En este caso, el Segundo Distrito encontró que, si no fuero por el error legal, el tribunal de primera instancia no habría otorgado la moción. Específicamente, el tribunal señaló que la única forma en que el tribunal de primera instancia podría haber llegado a su conclusión fue la confianza en su interpretación errónea de que el incumplimiento de las prácticas internas es una violación per se del estándar de atención aplicable. De hecho, el jurado encontró que el demandante no demostró que Wal-Mart fue negligente, y que las pruebas presentadas por el demandante no eran tan importantes que el tribunal de primera instancia pudo razonablemente haber encontrado motivos para un nuevo juicio en ausencia de su error de ley. En consecuencia, el Segundo Distrito revocó la orden que otorgaba un nuevo juicio y remitió el caso con instrucciones de que se restablezca el veredicto del jurado.

Aunque Wittke deja por claro que probar el incumplimiento de los procedimientos de seguridad no es suficiente para establecer negligencia, la decisión señala que el incumplimiento de estos procedimientos pueden ser relevante si el demandante establece que las normas corporativas infringidas son relevantes para el estándar de cuidado. Por eso, en los casos que impliquen un posible incumplimiento de los procedimientos corporativos, se debe hacer un esfuerzo no solo en establecer la aplicabilidad de esas prácticas sino también para demostrar que ocurrió una negligencia, independientemente de si los procedimientos son pertinentes o no. La orientación de un abogado con experiencia puede ser útil para quienes se encuentran en esta situación, y las personas lesionadas en resbalones y caídas deben considerar buscar un abogado competente antes de iniciar una acción legal. Los abogados de responsabilidad civil de las instalaciones del sur de la Florida en Frankl & Kominsky han representado a varios demandantes de resbalones y caídas, y están listos para brindar una representación a los perjudicados como resultado de una posible negligencia. De hecho, si recientemente sufrió una lesión en un deslizamiento y caída y tiene curiosidad por sus opciones legales, no dude en contactarnos y programar una consulta complementaria.